Soy el autor, he dicho

Si las leyes de autor se impusieran como el capital manda, posiblemente mi cultura sería más pobre porque no podría acceder a varios libros, películas, obras de arte, recursos educativos y una cantidad de contenidos que circulan digitalmente a toda hora por Interent. Posiblemente tampoco  podría compartir los cientos de miles de enlances y fotagrafías que envío por diferentes medios sociales. Presumiblemente no comentaría tanto en blogs, en grupos de Facebook en Twitter porque tendría poca información para hacerlo  y claro no podría escribir (el mundo no pierde mucho por eso) ni producir contenidos con la frecuencia que lo hago.

Probablemente tampoco hubiese podido hacer este curso y por consiguiente esta tarea, es decir estaría en una paradoja temporal en donde debería hablar sobre algo que no sucederá. Pero claro, los contenidos están bien guardados y seguramente pagando una buena cantidad de dinero podría acceder a ellos. Sin embargo en los últimos años los mejores contenidos que leí  vinieron de personas que comparten sus conocimientos sin pensar exclusivamente en un beneficio económico (una honda locura)   Por eso mismo debo pensar que este mundo de no acceso puedo ser una realidad si el W3C logra imponer su gestión de contenidos al lenguaje de html 5 creando un drm que a futuro logré limitar la información que circula por la red.  Imagino ingresar un término en Google y recibir cientos de referencias que indican recursos de pago. Pero es lógico, la gente debe vivir de algo, como Google que lo hace de los contenidos gratuitos que generamos a diario cientos de personas.

Por otro lado también me sorprende como en un futuro o en un presente extendido, tal vez no podamos hacer nada sin pensar en derechos de autor. La forma de abrir una puerta por ejemplo ¿creen que me estoy burlando? En absoluto, mi estilo es único, la manera de girar el pomo, el movimiento preciso para soltarla a un tiempo perfecto que permita salir y a contramano cerrarla. Juro que en cualquier momento iré a patentar esto. Así como Cecilia Gimenez merece cobrar derechos por su restauración del Ecce-Homo, Ministry of Sound por aparecer en una lista de temas con spotifity o un humilde lustrabotas por forma parte de un cartel publicitario  , yo reclamo mi copyrigth por la forma de abrir la puerta (aclaro que cerrarla es otro tema) Tal vez dentro de poco patentemos también nuestros sueños, potenciales futuras obras que ni siquiera tenemos en mente, los mensajes de whatsapp ¿porqué no hacerlo? ¿Acaso las oficinas de derechos de autor no cobran hasta el silbido de una canción? Estas entidades, una verdadera Liga de la Justicia de los autores, hacen una defensa a las violaciones de la propiedad intelectual. No olvidemos que los creadores deben vivir del fruto de su trabajo y reciben los mayores beneficios  como sucedió con Daft Punk y su tema Get Luck.

Toda creación debe registrarse y controlarse, porque tengan en claro que los contenidos no son libres. No importa que uso hagan de los mismos, es irrelevante que deriven de otros, no interesa que sirvan para crear más conocimiento aprovechable para una comunidad. No sueñen con poder apropiarse de ellos con la patraña del uso justo, social y sin fines de lucro, y como escarmiento ahí tienen la acción judicial contra la Universidad de Barcelona por usar material digital para sus clases sin la debida autorización. Si quieres acceso a los contenidos educativos paga, sino puedes conseguir el libro, pues jódete

Indudablemente el concepto de autor es una construcción histórica y así como hace siglos nadie se molestaba en firmar un trabajo y los bardos cantaban historias que ellos modificaban, en nuestra querida actualidad los bardos son los cientos de personas que remezclan contenidos, la diferencia que ahora existe un autor que debe ser reconocido.  Por supuesto que todos somos autores, una especie de proam o proconsumer o el térmico que deseen, en donde extraemos una imagen o un texto  para crear otra obra, un frankestain digital, y así como los viejos autores no eran demanadados por pintar un cuadro copiado de la realidad natural, los actuales creadores no debería ser sancionados por tomar una fracción de la realidad digital que ahora es su entorno de trabajo.   ¿Que cambió entonces con respecto a otras épocas? En primer término la tecnología que nos permite crear a bajo costo y en un entorno en red. Y en segundo lugar un grupo de intermediarios que se llevan el mayor beneficio de la creación artística y preparan un escenario en donde supuestamente defienden los derechos del autor, cuando en verdad están intentando mantener su tasa de ganancia.

En líneas generales no me parece descabellado obtener un crédito moral y económico por la obra. A todos nos guta ser reconocidos por alguna idea en en el trabajo, pero la gran maypría de los mortales no patentamos  ni pedimos autorización por ellas, ni tampoco cobramos cada vez que se pone en marcha. Ni siquiere pensaríamos en cobrar regalías por una cantidad irrisoría de tiempo ¿Acaso el trabajo de los artistas o los creadores intelectuales es diferente al de cualquier otra persona? ¿Son las ideas objetos que pierden valor al ser transferidas? Tal vez las leyes de autor escondan no solo un beneficio de lucro, sino también un intento de restricción del conocimiento y de acceso a la cultura. No es extraño que el Estatuto de la Reina Ana naciera para regular la publicaciones con el objetivo de controlar las ideas.

Esta es mi opinión y quien quiera copiar una puta coma, o se apropie de una idea de la misma deberá pedirme autorización, por lo menos hasta que pasen 140 años y el trabajo pase al dominio público. Y si alguien se atreve a no respetar la propiedad intelectual les enviaré a la SAGE, SADAIC, CADRA y demás esbirros que borrarán de su mente todo aquellos conceptos que sacaron de este texto y debo decirles que jamás volverán a poder recordarlo hasa el fin de los tiempos.  Soy el autor, he dicho #findelacita

Anuncios

3 comentarios en “Soy el autor, he dicho

  1. Antes que nada, este comentario también tiene todos los derechos reservados, prohibida su reproducción por cualquier medio bla bla bla 😀
    Ja, no, hablando en serio, a mí también me preocupa cómo las distintas formas de propiedad intelectual van ganando incidencia en nuestras vidas sin darnos cuenta. Incluso nosotros mismos, en tanto “todos somos autores”, muchas veces nos vemos en la necesidad de gestionar nuestra “propiedad” de algo que ni siquiera nos interesa poseer, y así es que usamos licencias libres, solamente para poner un poco de racionalidad a la compartición de cultura.
    Esta es a veces una situación incómoda, porque poner una licencia copyleft a nuestra playlist o (siguiendo tu hipérbole) a nuestro modo de abrir la puerta, es algo tedioso, ridículo y hasta quizás contraproducente (al fin y al cabo, poner una licencia de derechos de autor, aunque esta sea libre, ¿no es una forma más de validar la existencia del sistema omnipresente de propiedad intelectual?).
    No se me ocurre otra manera de solucionar esta paradoja que haciéndola evidente, y cuestionándola tanto desde nuestro discurso como desde nuestra práctica.
    Saludos!

  2. Me parece un gran avance dentro del plano de la cultura cuestionar ciertas prácticas vigentes que son de otra época. El copyleft como bien dice Jorge es a veces algo tedioso, pero es un avance enorme porque nos permite a los autores conceder las licencias que nos parezca oportuna, nos da una libertad sobre nuestra obra. Es un principio para después avanzar sobre la idea de cultura libre.
    Creo que es necesario tomar el ejemplo de las políticas de open access que impulsaron bibliotecarios y científicos dentro de las universidades para logar un acceso libre a la producción científica. Tal vez sea necesaria más charlas, más debates y más propuestas para generar un línea de open content dentro de instituciones como por ejemplo museos, centros culturales y galerías de arte.
    El derecho a la cultura para todos debe ser un bien superior que debe primar por sobre el derecho al autor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s